Reino Unido y su intento por atraer capitales extranjeros como sea

blogerredas 18 enero, 2011 0

Todos los que creen que el dinero lo es todo, y que es el elemento principal para la felicidad, deberían irse a vivir a Reino Unido. Es que en este territorio se ha desatado una fuerte polémica por las nuevas medidas que tienen que ver con la inmigración, y con las inversiones de capitales extranjeros. Así por un lado han impuesto unas fuertes restricciones a los alumnos que llegan de otros países a estudiar allí, algo que ha despertado la furia de las Universidades, varias de las cuales dependen en gran medida para poder financiarse, de los pagos de los estudiantes que provienen de otros países. Sin embargo por otra parte se implementará una regla bastante particular en torno a las invesiones.

El Ministerio del Interior, tiene intenciones de cambiar bastante las características de los visados exclusivos para inversores, lo cual tiene como principal objetivo fomentar el aumento de ciudadanos ricos que vivan y a la vez inviertan en este país. Pero no se quedan solo en eso, sino que además se ha reducido en más de un quinto la cifra de trabajadores especializados que tienen la posibilidad de importar las empresas británicas.


Esto ha sido decisión del Gobierno de coalición conservador – liberaldemócrata, el cual también ha bajado desde los 14.000 de hace un año, a tan sólo 1.000 el número de trabajadores calificados a los que se deja entrar sin que haya una oferta de empleo de por medio. Por otra parte no hay que perder de vista que desde abril próximo, los inmigrantes más adinerados sólo deberán pasar un semestre en el territorio británico, frente a los nueve meses que se exigían hasta ahora, para poder obtener el visado de residencia, mientras que los más ricos tendrán que esperar muchísimo menos tiempo para obtener dicha residencia permanente.

Según las nuevas medidas, los inversores extranjeros que ingresen 10 millones de libras (11,8 millones de euros) al país podrán conseguir el permiso de residencia permanente al cabo de sólo dos años, los que inviertan al menos 5 millones (5,9 millones de euros) tendrán que esperar unos tres años, mientras que los que posean un millón (1,18 millones), lo obtendrán en cinco años.